6/1/17

EL ESPACIO DEL LECTOR: Atentando en cualquier sitio

Jueves día 29 de diciembre, a dos días de Nochevieja y Año Nuevo, fiestas para las que se compra sin límites. Era sobre la una menos veinte de la tarde cuando me acerqué a comprar al supermercado al que voy todos los días, unas veces más temprano y otras más tarde. Hablo de un supermercado que está muy cerca del parque Jovellanos con entrada por dos calles. Llego allí y me encuentro con mucha gente fuera. Pregunto qué ha pasado y me responden: alguien ha vertido ¿un spray? ¿unos polvos? –los que allí estaban no se aclaraban- que ha provocado picores e irritación en los ojos y en la garganta tanto de clientes como de trabajadores. Algunos tosen, otros se muestran enfadados con el o los que han llevado a cabo tal hazaña. No es la primera vez que pasa: unos meses antes, lo mismo: el supermercado desalojado por irritaciones, aunque más leves, en clientes y empleados.
Se desplegó el protocolo de actuación para esos casos, se evacuó y los cuerpos de seguridad del estado actuaron. ¿Cuánta gente pudo verse afectada? Bastante.
Había quienes afirmaban que era una estrategia para robar, entre el follón que se tuvo que armar con el desalojo del híper. Otros sostenían que eran sabotajes de la competencia. Sea lo que sea, me parece intolerable que haya gente que se dedique a hacer cosas como esta. Son poco menos que terroristas que van por ahí rociando con sprays o soltando polvos para irritar –y molestar, también- a la gente que caiga. Y manda narices hacerlo en estas fechas, a media mañana. Espero sinceramente que quien haya sido caiga y que el supermercado no vaya a ver mermada su reputación por hazañas como estas.
Me sorprendió también que mientras que lo ocurrido hace unos meses salió en prensa, en los dos diarios regionales por excelencia, este hecho, pese a ser más grave, y afectar a más personas, no salió. Ni una mísera columna se le dedicó, no sé si porque no trascendió, porque habría cosas más importantes que contar, o por no querer alarmar a la ciudadanía.
Lo dicho, espero que den pronto con el responsable o los responsables. Nos quejamos de que están poniendo cámaras de vigilancia en muchos sitios, pero es que al paso al que vamos, con gente tan graciosa como esa, va a ser lo que nos quede.
                                                                                              Elisa Martínez Alonso
                                                                                                          Mieres
Recepción de materiales: elblogdelmierense@gmail.com

1 comentario:

Anónimo dijo...

Supe que volvió a pasar y me pregunto si no será algún gracioso al que deberían coger y meterle el espray o los polvos o lo que cojones sea por salva sea la parte.