ESTÁ PASANDO EN MIERES: De los efectos de Amelie a las obras del Palacio de Abajo de Cenera y algún amagüestu

Recorremos el concejo una edición más en búsqueda de esos pequeños hechos noticiosos que no se han convertido en noticia y que por lo tanto no han aparecido en prensa.

La borrasca Amelie, que recorrió el norte de la península durante la primera semana de noviembre se dejó notar en Mieres, con dos incidencias destacadas. En la Avenida de México los fuertes vientos provocaron el derrumbe de un muro que soportaba a su vez una valla publicitaria. Aunque no hubo que lamentar daños personales el los ladrillos y la valla alcanzaron varios vehículos aparcados en el entorno del muro.

El segundo de los incidentes que Amelie dejó a su paso por Mieres tuvo que ver con la red semafórica del cruce entre las calles Manuel Llaneza y Teodoro Cuesta. Los vientos que trajo consigo la borrasca movieron y estropearon el semáforo de la calle Manuel Llaneza, que tuvo que ser desmontado. A la espera de un nuevo semáforo, el cruce se halla regulado por las dos señales de stop con las que cuenta la calle para estos casos.
Y aunque la calle Manuel Llaneza no tenga ese semáforo, en estos días ha sumado alguna que otra luz. En concreto, luces de navidad. El alumbrado navideño se instaló en la madrugada del jueves 12 al viernes 13 en buena parte del casco urbano. A lo largo de los próximos días se realizarán pruebas para comprobar que todo esté en orden de cara a su encendido en los primeros días de diciembre.

Sin embargo, antes de que llegue la Navidad toca disfrutar del otoño y de los productos típicos de la época, como las castañas, las manzanas o la sidra dulce. Los tres se están dando cita estos días en numerosos amagüestos celebrados por asociaciones y colegios, como el que estaban preparando el pasado día 13 en el colegio Aniceto Sela.

Precisamente, castañas y manzanas abundan en Cenera, donde nos lleva la última de las noticias de este Está pasando en Mieres. El pasado día 8 comenzaban las obras de restauración de la cubierta y fachada del Palacio de Abajo o Palacio de los Cachero de Riosa. De titularidad privada, este palacio, construido en 1736, fue declarado bien cultural en 1995. Su actual estado ha llevado a las administraciones a instar a su propietario esa reforma, que garantizará la conservación de los elementos fundamentales del palacio.

Comentarios