7/2/14

ENTREVISTAS: José Ramón Viejo Sáez, fotógrafo y creador de "Mieres, años 80 y 90"

Muchos de ustedes seguramente conocerán a José Ramón Viejo Sáez, pero seguro que todos conocen una página en Facebook llamada "Mieres, años 80 y 90” que goza de una gran popularidad en dicha red social (y fuera de ella).
Hoy charlamos con José Ramón Viejo Sáez, cartero rural de profesión y un gran aficionado a la fotografía, creador de la mencionada página.


“Las fotos tienen que decirte algo, transmitir belleza, emoción, repulsión, nostalgia. Lo que no pueden es dejarte indiferente”

-¿Cómo y cuándo comienza su afición por la fotografía?
Dibujante frustrado (inútil y nefasto), poco a poco busco un espacio donde expresarme. Un aprendizaje lento y el paso por el fotoperiodismo (El Correo de Asturias) me descubren este mundo.

-Al hilo de lo anterior, ¿recuerda su primera cámara? ¿Conserva sus primeras fotografías?
Recuerdo todas mis cámaras: una Pentax mx para el fotoperiodismo, una Yashica Mat de 6 x 6 para los trabajos más creativos, luego una Horsemat que perteneció a Jubar para mis trabajos más ambiciosos…
Conservo prácticamente todo lo que he hecho.

-¿Con qué cámara o cámaras viene trabajando actualmente? ¿Lleva alguna siempre encima?
Cargué tanto tiempo, cuando era más joven, con cámaras, trípodes y objetivos, que , actualmente, soy un absoluto fan de la fotografía digital. Siempre llevo una cámara encima, ligera y con una cierta calidad, he tenido de todo.
Siempre digo que las mejores fotos no las haces con tu mejor cámara sino con la que llevas encima. Este año una compacta Olympus xz-1, y una bridge Fujifilm X-S1. Que me perdonen los entendidos…

-¿Qué es lo que le gusta expresar con sus fotos?
Las fotos tienen que decirte algo, transmitir belleza, emoción, repulsión, nostalgia. Lo que no pueden es dejarte indiferente.

-¿Cómo cree que ha cambiado el mundo de la fotografía la llegada de la era digital y de los programas informáticos como el Photoshop?
Lo ha cambiado todo, lo ha simplificado todo. Cuando me casé, una de las condiciones era que una habitación fuera un laboratorio fotográfico. Me fabricaba mi propio revelador, todo era un proceso químico que era largo, costoso y a veces frustrante.
Ahora desde el momento que haces la foto hasta el proceso final de verla impresa o publicada en pantalla, todo es más fluido y disfruto mucho más de lo que lo hacía.

-En relación con lo anterior, ¿qué opinión le merece el avance de las nuevas tecnologías en esta materia, que han hecho que se puedan hacer fotografías con teléfonos, ordenadores, relojes y hasta gafas?
Soy un enganchado a las nuevas tecnologías, la popularización de la fotografía no le ha restado importancia a lo principal, contar algo interesante con la imagen. Tener una gran cámara no garantiza captar una imagen interesante. Pero para el que tiene algo que aportar se ha simplificado mucho el proceso.

-Usted es miembro de la Agrupación Fotográfica “Semeya”, ¿qué nos podría contar de esta asociación? ¿Qué actividades viene realizando últimamente?
Yo fundé el grupo de fotografía SEMEYA en el año 1989, cuando dejé el fotoperiodismo, para llenar el hueco de seguir con la afición de la fotografía. Estuvimos unos cuantos años muy activos y luego poco a poco lo fuimos dejando. Estoy tremendamente contento con la recuperación del grupo gracias al nuevo impulso que le han dado especialmente Carlos Salvo que lo ha recuperado y Cesar Sampedro, que está creando un grupo de los más activo.

-En septiembre de 2012 usted crea en Facebook la página "Mieres, años 80 y 90", que se ha convertido en todo un referente en esta red social, donde tanto usted como los seguidores ‘cuelgan’ instantáneas del Mieres del ayer. ¿Cómo surge la idea? ¿Qué balance hace de este año y medio en funcionamiento?
¿Cuál es la mayor satisfacción que le ha dado esta página en este tiempo?
Yo quería mostrar las fotos que había tomado con veintitantos años de aquel Mieres que veía escurrirse delante de mis ojos: el afilador, Tornillos, La Gloria, las guarnicionerías, los kioskos, el Ferraor de Requejo, el Café Carolina…
Las tenía en negativos y las empecé a escanear, fundé la página para compartir esos recuerdos de mi juventud. Lo que vino después me desbordo. En mi juventud había ganado premios nacionales de fotografía, hecho exposiciones, etc., pero la interacción directa con el público en internet es absolutamente emocionante y adictiva. Percibes cuando una foto funciona y cuando no. Comentarios, “me gusta”, fotografías compartidas. Interacción con el público y emociones compartidas, recuperación y creación de amistades. Y muchas ganas de volver a hacer fotografías.
Los comentarios de una persona que te dice que le has hecho llorar…

-De todas las fotografías (que son centenares), que tiene en estos momentos la página, ¿con cuál o cuáles se queda? ¿Por qué?
Con las que más llegan, las que de repente dan la vuelta al mundo y emocionan, las que generan más comentarios: la del charlatán de la plaza, la de los kioskos del parque, la de la niña tirando la bola de nieve al echador de sidra…

-¿Le gustaría trasladar la idea de la página a una sala de exposiciones, recogiendo en una muestra lo mejor de la misma? 
He participado en muchas exposiciones, individuales y colectivas. Cuelgas las fotos y las recoges a los 15 días. Te llevas un catalogo para casa de recuerdo. No recibes apenas recompensa directa de la gente.  Como te decía anteriormente, me quedo con internet.

-Los comercios y los comerciantes están muy presentes en la página, comercios que en su gran mayoría ya no existen (librerías, kioscos, bazares, sidrerías…), ¿recuerda alguno con especial nostalgia o cariño?
Recuerdo sobre todo los que no fotografié, los que pensé que lo podría hacer más adelante y desaparecieron. Los merenderos camino de Seana, las salas de juegos de la calle La Vega, los chorizos colgados en la tienda de Roces…

-También los cines y teatros tienen su espacio en “Mieres, años 80 y 90”, ¿cuál de todos los que había en Mieres le trae mejores recuerdos?
El salón de actos del Polideportivo de Oñón  donde ensayaba con la escolanía dirigida por Sandúa y el domingo por la mañana lo llenábamos para una sesión infantil de cine.

-Viendo esas fotografías, ¿qué otras cosas echa en falta del pasado de la villa? ¿Cómo cree que ha evolucionado nuestro Mieres en las últimas décadas?
A pesar de que la nostalgia es un arma que transforma nuestros recuerdos, y de que la crisis esta barriendo a nuestros jóvenes, yo soy un enamorado de la ciudad y del entorno en el que vivimos. Tenemos que darnos cuenta de que vivimos en una pequeña ciudad llena de los servicios de una ciudad más grande, y donde nuestros hijos pueden ir andando sin peligro de una punta a otra de Mieres sin apenas tener que cruzar una avenida peligrosa de tráfico.
Yo que viví en Madrid 3 años, cuando viene un amigo le doy un paseo por el rio, le enseño garcetas, truchas, patos, si hay suerte, alguna rapaz, cormoranes. ¡Alucinan!. Tenemos que aprender  a valorar lo que tenemos.

-¿Queda algún lugar o rincón que pueda decirse que sigue estando como antes?
Hay muchos rincones que están mucho mejor que antes. Cuando ves fotos en la página en que se ve el entorno de Mieres, apenas quedaban árboles. El monte se ha recuperado, el río no tiene ni comparación (a pesar de que se cometió el gran error de ponerlo fuera de la ciudad, al otro lado de la autopista). La peatonalización de la ciudad para mí es un enorme acierto.

-Y ya para acabar, ¿cómo le gustaría ver Mieres dentro de, por ejemplo, quince o veinte años?
Creo que debemos apostar por ser una ciudad de servicios en el entorno de la gran ciudad que es el centro de Asturias. ¿Alguien puede pensar que La Corredoria es más acogedora que Mieres para vivir?. Solo la estúpida especulación del suelo, y la falta de promociones de suelo asequible (una Mayacina a tiempo) hizo que muchos mierenses compraran en las afueras de Gijón u Oviedo lo que no podían por el precio comprar aquí.

*Fotografías extraídas de la página. Para acceder a ella, pinchar (aquí).


3 comentarios:

Hospital de Móviles dijo...

Excelente persona.Cartero de mi pueblo desde hace años y siempre muy amable.Hace poco se ofrecio a colaborar haciendo las fotografias de la Gala Benefica Villa de Mieres que organizamos en la Casa de la Cultura, y sacrificó su tiempo para plasmar en imágenes todo lo que allí sucedió. Además, me comentaba un amigo que hay tipos y tipos de fotógrafos, que algunos sacan genial los paisajes y ganan premios con ello, mientras que si fotografían gente les sale horrible.Este hombre con una cámara normal hace cada día fotografías de lo más impactante por lo cotidiano de las acciones que reflejan.Ojala contemos con su pasión por la fotografía y su amabilidad mucho tiempo.

Xurde dijo...

Una gran entrevista, sí señor.
Nun tengo el gustu de conocer personalmente a José Ramón, pero sí que sigo dende casi el principiu la so páxina web en Facebook y nótasei una entrega, una pasión pela fotografía que muy poques persones tienen (incluso profesionales que se ganen la vida d'ello).

Anónimo dijo...

Una página muy buena y él, una gran persona como comentáis, llamado a ser el nuevo Alonso de Mieres.