12/2/16

LA TRIBUNA DE MONTERDE: Hay que escuchar a los críos...

No hay que tener miedo a copiar, cuando lo que se copia es algo bueno. Ya me lo habrán oído unas cuantas ocasiones…
El otro día supe, a través de la televisión, de la existencia en Belmonte de Miranda de una iniciativa lanzada por su Ayuntamiento y que funciona bastante bien, o, al menos, cumple aquella máxima de la democracia por la que todos los ciudadanos deben participar en el gobierno del pueblo.
*Parque infantil en Murias.
Para ello, el Ayuntamiento de Belmonte de Miranda pidió hace unos meses que todos aquellos niños entre 11 y 16 años que lo deseasen, formasen un grupo a través del cual encauzar todas las quejas y denuncias de los críos del concejo, haciéndolas llegar así al Ayuntamiento: que si arreglar los columpios, que si pintar la cancha de fútbol, que si quitar una gotera en el colegio...
La idea funcionó tan bien que los miembros del grupo, además de cumplir con esa ‘misión’ inicial, se encargaron de constituir una especie de asociación cultural a través de la cual organizan representaciones teatrales, participan en la cabalgata de Reyes del concejo y preparan diversas actividades, haciéndose notar en un concejo como Belmonte de Miranda, con 1.600 habitantes y una población bastante envejecida.
Como ven, una idea que dio un resultado que superó todas las previsiones. No solo se consiguió el grupo para dar traslado al Consistorio de todas las quejas de los críos, sino que los miembros de ese grupo se han unido para hacer cosas por el concejo.
¿Por qué no hacer algo así aquí? ¿Por qué no abrir la participación en política a los niños? Que igual no es posible hacerlo como en Belmonte, vale, porque Mieres tiene otras características distintas como concejo. Pero, ¿por qué no ir entonces, una vez al año, por ejemplo, por los colegios e institutos del concejo, preguntando y escuchando a los críos y a los adolescentes por las cosas que ellos crean que deban hacerse? 
Puede parecer que no, pero los niños y los adolescentes también pueden aportar mucho a un concejo. Los críos ven cosas que para los adultos pasan desapercibidas o en las que no se repara lo suficiente. ¡Dejémosles participar! Tomemos ejemplo de Belmonte de Miranda…

1 comentario:

Eva dijo...

No sabía lo que hacen en Belmonte. Me parece que sería un puntazo organizar un grupín así en Mieres.