9/12/16

PEQUEÑAS SEMBLANZAS DE GRANDES MIERENSES: Florentino Fernández Iglesias, 'Frank'

Florentino Fernández Iglesias nació en Morcín en el año 1887. Con tan solo 14 años  recién cumplidos, en 1901, puso rumbo a Estados Unidos. Aquel joven que quería labrarse un futuro al otro lado del océano se estableció primeramente en Detroit, con su tío, trabajando en una fábrica de coches. Posteriormente se trasladó a San Luis (Misuri), y allí aprendió las más modernas técnicas de fotografía de la mano de un fotógrafo de origen alemán, Jacob Hass, que tras jubilarse le traspasó su estudio.
*'Frank', posando en su estudio.
En San Luis estuvo trabajando hasta bien entrado el año 1915. Fue entonces cuando decidió volver a España. Comenzando su andadura profesional sin establecimiento fijo, estuvo yendo y viniendo por toda Asturias hasta 1921, cuando abrió su local en Mieres. En 1923 decidió abrir un local en la céntrica calle Corrida, en Gijón, que tuvo abierto hasta 1926. También probó suerte en Langreo, con local entre 1926 y 1930, y en Oviedo.
Tras haber llegado a Asturias con sus locales de ‘Fotografía Americana’, colaborando con diarios regionales y firmando siempre sus instantáneas como F. Fernández, Florentino decidió cambiar ese detalle, convirtiéndose en Frank, una firma que le haría ser recordado, en Mieres, como uno de los grandes fotógrafos del siglo XX.
Fue aquí donde se volvió a casar, tras perder a su primera esposa, con la que tuvo dos hijos, unos años antes. En Mieres nació Mari Luz, su única hija, fruto de ese segundo matrimonio.
En Mieres siguió trabajando incansablemente, fotografiando todo lo fotografiable, hasta 1970, año en el que se jubiló. Falleció en esta misma localidad nueve años más tarde, en 1979.
Murió dejando un gran legado a los mierenses: centenares de fotografías de la época dorada del concejo. Fotografías que, en su mayoría, obran en poder del Archivo Municipal del concejo.

2 comentarios:

Felipe dijo...

Esta semana estuve en la exposición de Viejo en la Cª de Cultura. No entiendo que el ayuntamiento no monte de vez en cuando exposiciones con fotos, cuadros y todo lo que tien en depósito o archivo pa que los mierenses podamos ir viendolo poco a poco.

Anónimo dijo...

Buenísima idea la anterior. Mira qué fácil dar contenido a la Casa Duró, al estilo pinacoteca municipal que existe en Llangréu.
Puedes ir exponiendo cuadros del depósito, exposiciones de fotos y tratar de traer alguna exposición interesante, en la medida de lo posible.
Y otra cosa que propondría es que los fines de semana por la mañana se pudiese visitar el instituto y su colección.