28/4/17

REPORTAJE: Pasen y vean... El pozo Tres Amigos

Tres Amigos fue uno de los pozos más productivos del concejo. Situado en la Güeria de San Xuan echó el cierre en diciembre del año 2000, con apenas un centenar de trabajadores.
*Tres Amigos, en los años 90.
Atrás quedaban seis décadas de intensa y gran producción. Corría 1939 cuando la sociedad Minas Tres Amigos, fundada por José Sela y Sela iniciaba la profundización del pozo, modernizado en 1964 con el actual castillete y parte de la maquinaria de extracción que conservó hasta sus últimos días, con Hunosa gestionándolo desde 1969.
Su plantilla osciló entre los más de mil mineros con los que llegó a contar en sus inicios hasta los poco más de cien que reunía en el año 2000, tras haber pasado los años 80 por encima de los cuatrocientos trabajadores y los 90, por encima de los doscientos.
Testigo de incontables protestas mineras, encierros y, tristemente, también algunas muertes, el pozo Tres Amigos fue también escenario de cine: en él se rodó una de las escenas clave de la cinta Pídele cuentas al rey (1999).
En este nuevo “Pasen y vean…” recorremos lo que se puede, hoy por hoy, recorrer del pozo, a través de un reportaje preparado el pasado 7 de julio.

Pasen y vean... Un recorrido
por el pozo Tres Amigos
*La presentación se inicia pinchando en las flechas que aparecerán sobre la imagen pasando por ella el ratón. Recomendamos verla desde Mozilla Firefox o Google Chrome. Desde teléfonos y ‘tablets’ puede dar problemas.

Tras nuestro recorrido por las instalaciones, podemos destacar lo siguiente:
*Las instalaciones, hoy en día.
-El desmantelamiento del pozo. Es lo primero que llama la atención si se compara la fotografía, extraída del Archivo Histórico Minero y las imágenes que conforman el reportaje. Poco queda, en lo que a instalaciones se refiere, de lo que fue el pozo Tres Amigos: su castillete, su polvorín, el edificio de comprensores, una pequeña nave de servicios y los transformadores eléctricos. Ni rastro de las cintas transportadoras, los vestuarios y todo el entramado de instalaciones que rodeaba al castillete hasta su cierre, buena parte de las cuales fueron desmanteladas por Hunosa en los meses posteriores al cese de la actividad para ser aprovechadas en otros pozos.
-El deterioro de lo que queda. Ventanas, puertas, cableado eléctrico y hasta uralitas de la vieja nave han desaparecido, víctima de los vándalos. El edificio de oficinas anexo a la nave se encuentra inaccesible con una escalera destrozada llena de cascotes que impide pasar de la planta baja, que comunica con la nave.  
Mientras, en el castillete, los transformadores y el polvorín la maleza y el óxido se encuentran avanzando lentamente, amenazando con acabar por devorar los vestigios de ese pasado industrial que aún quedan.
-Escasa maquinaria… Aunque algo queda. Es el caso de una jaula, sacada a superficie y encadenada, a las poleas del pozo, tal y como debió de haber funcionado. Una jaula que resiste al paso del tiempo y a la intemperie, con apenas óxido y todas sus piezas aparentemente intactas.
-Sus terrenos. Unos 33.000 metros cuadrados. Esa es la superficie con la que cuenta Tres Amigos, sumando la explanada del pozo y parte de una mata, todo ello en manos de Hunosa. Varios han sido los planes que en los últimos años se han puesto sobre la mesa para ese terreno: un parque tecnológico, un pequeño polígono industrial, proyectos referidos a la biomasa… Nada se ha llegado a concretar.
*Jaula bajo el castillete.
-Usos particulares. En la actualidad, la explanada se usa como lugar de esparcimiento canino, dada su cercanía a un pequeño paseo que une Rioturbio con la carretera de acceso al pozo. Hay también restos de estructuras que pudieron haber sido usadas para ‘skatepark’ o actividades similares.
-Sin nombre y casi sin existencia. Ni un solo indicador, ni en la carretera ni en esa pequeña senda de la que hablábamos antes indica que nos encontremos ante el pozo Tres Amigos. Indicadores que sí había cuando el pozo era explotado. Ni en la verja de acceso, en bastante mal estado, se indica su nombre.
-¿Y el futuro? En febrero de 2013 tanto el castillete como el polvorín se integraron en el Inventario del Patrimonio Cultural de Asturias, siendo, por ende, catalogados como Patrimonio Cultural y quedando dotados de especial protección, una garantía de cara a evitar que, al menos, castillete y polvorín no sean desmantelados y puedan ser preservados como vestigios de la actividad industrial de la zona.

Tres Amigos, otro pozo, junto a Polio, que resiste como fantasma de lo que fue, sin previsión alguna de futuro,  pese a haber sido dos pilares fundamentales en la otrora rica y productiva Güeria de San Xuan. 

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Tres Amigos lleva muerto desde que cerró y comenzaron a despojarlo los de Hunosa y a robar de todo las gentes que por allí se asomaban. Es lo que tiene estar apartado y con una carretera que llega hasta la cancilla de entrada como quien dice.
De haber quedado como estaba a finales de los noventa sería un conjunto interesante. Hoy es solo un castillete y poco más.

Gil Jesús dijo...

¿Llevaron hasta el indicador había un poco después de facer la curva en Entrerríos ya en la carretera al pozu? Trabajé seis meses en él recién entré en la mina y daba gusto el ambiente que había.

Anónimo dijo...

Encontrar este reportaje en el día del trabajo no tiene precio. Da mucha pena ver para lo que ha quedado el que fue un pozo próspero que nos dio trabajo a cientos de personas que eramos como una gran familia. Mirad si no los pozos cerrados que hay en Mieres y en cuantos los ex trabajadores siguen organizando comidas como hacen los de Tres Amigos tantos años después.