26/5/17

PEQUEÑAS SEMBLANZAS DE GRANDES MIERENSES: Constantino Alonso, 'Tinín'

Constantino Alonso González, conocido como Tinín, vino al mundo en el año 1922 en San Andrés, Turón. Siendo niño su familia se vio obligada a exiliarse en Francia, donde transcurrió buena parte de su infancia y adolescencia.
De vuelta a Asturias, trabajó en las explotaciones mineras de Espinos y San Víctor, ambas en Turón. Fue allí donde comenzó a mostrar interés en la defensa de derechos y libertades mermados tras la Guerra Civil y con la instauración del franquismo. Ello le llevó a participar en diversos movimientos, acabando en prisión en la década de los 40, cumpliendo una pena de dos años en la cárcel de Oviedo, en la que no faltaron las torturas de todo tipo.
Solía definirse a sí mismo como un “militante histórico del Partido Comunista” y no en vano, lo era. En él militó desde muy joven, llegando a ser parte de su junta directiva en Asturias. Celebró en 1977 la legalización del partido y, años después, en los ochenta se convirtió en uno de los primeros militantes de la recién fundada Izquierda Unida.
*Constantino Alonso, 'Tinín'.
Antes, en 1962, fue uno de los adalides de las huelgas mineras de aquel año, que comenzó en el pozo San Nicolás: siete mineros decidieron reclamar un aumento, amenazando con no entrar en la mina si no se les concedía. La empresa no solo se negó, sino que los despidió, lo que provocó una huelga que rápidamente se extendió por todas las explotaciones españolas, decretándose el estado de excepción en varias provincias, entre ellas Asturias.
A consecuencia de ello, sin previo aviso, fue subido junto a otros compañeros de causa, como Anita Sirgo o Vicente Gutiérrez Solís a un camión y trasladado a Soria, donde pasó un tiempo en el destierro.
De regreso en Mieres, jubilado y enfermo de silicosis, lideró las huelgas de misas, una serie de protestas llevadas a cabo en las Cuencas y otros lugares de la región, con encierros en las iglesias, con las que los pensionistas reivindicaban una mejora de sus derechos y prestaciones. 
Tinín fallecía en Mieres el pasado 19 de octubre, a los 94 años. “Era una persona que nunca transmitió rencor, ejemplo de generosidad a pesar de los sufrimientos por los que tuvo que pasar”, dijo de él Beatriz González, coordinadora de IU en el concejo.
Su historia y su lucha quedaron plasmadas en diversas publicaciones y documentales, como un episodio del programa Documentos TV dedicado a la huelga de 1962 y sus consecuencias o La luz que vino del corazón de la tierra, de Alberto Vázquez.
Recientemente era homenajeado en la Casa de Cultura de Mieres con un acto al que asistieron sus dos hijas, compañeros de partido y amigos del que fue uno de los históricos comunistas del concejo. 

4 comentarios:

Anónimo dijo...

El homenaje del otro día estuvo muy pero que muy bien. Solo le falto un pero: hacerlo en vida de él. Es lo que tiene la historia de la humanidad: homenajeamos a quien ya no está.

Anónimo dijo...

Hablando de sufridores y torturados, espero un homenaje para los hermanos de la salle y los novicios de los pasionistas asesinados en el 34. ¿Se les hará? Espero respuestas.

Anónimo dijo...

Sigo esperando sentado,nadie responde; los homenajes y reconocimientos son siempre para la izquierda aunque sean unos mindunguis.

Felipe dijo...

En toda guerra hay víctimes por los dos bandos. Sea la civil, la carlista o cualquiera de les mundiales. Lo meyor ye aprender de los errores pa no cometelos en un futuro.