21/9/18

ENTREVISTA: Alejandro Martí, gerente de La Vallicuerra, Casas de Aldea

En La Güeria d’ Urbiés se localiza uno de los puntos neurálgicos del turismo rural en el concejo: La Vallicuerra, Casas de Aldea. Se trata de un alojamiento formado por cuatro casas diferentes entre sí pero con un punto en común: llevan más de un siglo en pie y desde el 2001 reciben turistas durante todo el año.
Conversamos con Alejandro Martí, un mallorquín que recaló en La Güeria d’Urbiés y que desde el 2017 gestiona este alojamiento rural.

“Los turistas vienen buscando sobretodo tranquilidad y naturaleza, y es lo que encuentran”

-Comencemos hablando de las casas. ¿Cómo y cuándo empezó a funcionar La Vallicuerra, Casas de aldea?
Las Casas de Aldea La Vallicuerra comenzaron a funcionar en 2001, tuvieron un parón desde 2010 hasta 2017, momento en el que empecé a gestionarlas yo mismo.

-Hablamos de casas, en plural, porque La Vallicuerra es un alojamiento integrado por cuatro casas de distintas características: La Carbayu, La Castañal, La Faya y La Nozal. ¿Cómo es cada una de estas casas? ¿Qué capacidades y servicios tienen?
 
 
 Las cuatro casas que conforman el complejo

Como bien comentas, son cuatro casas de aldea, originarias de la aldea, que cuentan con más de 100 años de antigüedad. Las casas son muy similares y diferentes a la vez, cambian las capacidades y la distribución en cada una de ellas, siempre conservando el carácter originario de la casa. Tenemos capacidad para ocho personas, para seis, para cuatro y para dos. Todas las casas cuentan con cocina y utensilios, baño con ducha, y lo básico para poder alojarte en una casa independiente.

-Tenemos que preguntarlo, ¿qué tarifas tienen para el alojamiento en las distintas casas?
Las tarifas son variables según la época del año y la ocupación de las casas, pero redondeando podemos decir que el precio medio por persona es de 20 euros por noche.

-Conozcamos ahora a los huéspedes, ¿qué es lo que vienen buscando aquellos que eligen cualquiera de las casas para pasar un fin de semana o unos días?
Sobretodo tranquilidad y naturaleza, y es lo que encuentran. Echan y echamos de menos el chigre que antes existía en La Güeria de Urbiés, que sería la guinda en este paraje idílico.

-¿Existe un perfil generalizado de cliente (familias, parejas, grupos…)?
Familias con niños, y parejas. También muchos clientes con mascotas, que suelen tener bastantes problemas para encontrar alojamientos en Asturias.

Un letrero anuncia la llegada al complejo
-¿Cuál es la época del año con mayor ocupación? ¿Y la duración media de las estancias?
Julio y agosto. La duración media suele ser cinco noches.

-¿Qué impresiones se llevan de La Güeria d’Urbiés, de Turón y de Mieres quienes pasan unos días en este alojamiento rural?
Muy buena, les encanta el paisaje, no tanto los servicios de la zona, pero como yo les digo, no podemos estar alejados del mundanal ruido y querer un Corte Inglés a la vuelta de la esquina.

-Precisamente, hablando de Turón, este es un valle en el que se comienza a apostar por el patrimonio industrial, creando un turismo ligado en cierta forma a él. ¿Existe interés por parte de quienes se alojan en las casas en conocer ese patrimonio?
Por supuesto, normalmente no llegan bien informados de lo que es esta cuenca minera, pero a poco que les cuentas muestran mucho interés.

La Güeria d'Urbiés, bajo un manto blanco este invierno
-Buena parte de Turón forma parte también del Paisaje Protegido de las Cuencas Mineras. ¿Se nota esa catalogación en la llegada de visitantes?
No, al menos en nuestro alojamiento, no. Existe la catalogación pero no va aparejada a un engranaje que la de a conocer ni que la promueva lo suficiente. Por poner un ejemplo la Oficina de Turismo de Mieres cierra al medio día, y como eso, todo.

-Es habitual que los clientes se lleven cosas, de recuerdo, de los hoteles. ¿Ocurre lo mismo en alojamientos rurales como este?
En nuestro caso no, la mayoría de clientes son civilizados, por suerte, como mucho algún vaso o plato roto.

-Como gerente de un complejo como este, no podemos dejar de hacerle la siguiente pregunta: ¿goza de buena salud el sector del turismo rural? ¿Cuenta con buenos niveles de apoyo y promoción por parte de las administraciones públicas?
Dentro de un orden, a casi todo el mundo le gusta el turismo rural, en este sentido sí goza de salud, digamos que antes estábamos en la UVI y ahora somos un paciente estable. Pero al final todo está relacionado con cómo van las cosas en este país: la gente cada vez tiene menos ingresos, menos vacaciones, etc. y esto repercute en el gasto en vacaciones durante todo el año, por lo tanto acaba repercutiendo en todos los alojamientos y servicios de nuestra profesión. El país va mal, por lo tanto todos los sectores en los que trabajan pequeñas empresas y autónomos no funcionarán como es debido.

-Sin dejar de hablar de este sector, ¿cómo lo ve a nivel local, en lo que a Mieres y a Turón se refiere?
Mal o muy mal, repito lo mismo que la anterior respuesta, pero en este caso, peor, al tratarse de una administración local que todavía tiene el lastre de la minería muy marcado: ese modus operandi de años pasados, el clientelismo o la falta de miras, junto con todas las trabas administrativas que tenemos en España.

 
 Dos habitaciones de las casas de La Vallicuerra

-Hay hoteles a los que no les gustan, pero, ¿qué papel juegan en el día a día de un alojamiento como este los distintos buscadores de alojamiento (Trivago, Booking…), en los que los huéspedes pueden dejar sus opiniones?
Son un factor clave, que nos permite llegar a muchos más clientes. Al final ellos tienen su negocio, que es lícito, pero nadie te obliga a estar con ellos. Es más, en todo caso quien te obliga son los propios clientes, ya que son los valedores de este tipo de buscadores. El quid de la cuestión es que el cliente entienda cómo funcionan estos buscadores, lo que pueden ofrecerte y lo que no, pero esto ya es un trabajo del cliente mismo, nosotros solo podemos informarle una vez ya está en el alojamiento, y seguramente la próxima vez decida no usar ese buscador para contratarnos.
Y respecto a lo de las opiniones, lo veo genial, si lo haces bien no tienes miedo a que el cliente ponga comentarios, es más, lo agradeces porque el siguiente que te busque verá ese comentario y quizás se decida por tu alojamiento por un buen comentario de otro cliente.
Hay que ser honestos y transparentes.

-Y ya para terminar, tras haber hablado del presente de La Vallicuerra, toca mirar al futuro, ¿le gustaría ampliar este complejo con otra u otras casas si las distintas circunstancias lo permitiesen?
Ojalá.

1 comentario:

Xosé dijo...

Muy interesante entrevista y lo que comenta. Una buena opción para los turistas.