5/10/18

ENTREVISTA: Luis Ángel Fernández, director del Grupu Folclóricu Prau Llerón

El fin de semana del 12 al 14 de octubre se celebra en Mieres la quinta edición de la que es ya una cita imprescindible en el calendario festivo del concejo: el Ochobre Folk.
Desde 2014 el Grupu Folclóricu Prau Llerón organiza este festival en el que la música y el baile tradicional toman las calles del casco urbano. Un cartel de lujo, con actuaciones de grupos y bandas asturianas y gallegas, es el principal ingrediente de esta quinta edición, pero no el único pues el Ochobre Folk ofrece un amplio número de actividades complementarias, como talleres, juegos tradicionales o una espicha.
Usamos el festival como excusa para charlar con Luis Ángel Fernández Santos, director del Grupu Folclóricu Prau Llerón.

“Pese a los tiempos que corren de aculturización y sobreinformación todavía quedan jóvenes que se interesan por la cultura propia, lo que es digno de admirar, proteger y potenciar” 
El G.F. Prau Llerón, en el auditorio del parque Jovellanos
-Del 12 al 14 de octubre se celebra el quinto Ochobre Folk,  organizado un año más por el Grupu Folclóricu Prau Llerón. ¿Satisfechos con el éxito de este certamen, que se ha convertido en una cita imprescindible en el otoño en Mieres?
¡Por supuesto! Se trata de un festival que organizamos con mucho esfuerzo e ilusión, y ver que año tras año consigues reunir a un buen número de gente que aprecia y disfruta con todas aquellas actividades que ofrecemos, es algo muy reconfortante para nosotros. 
Justo cuando acaba la espicha del sábado y suenan los primeros acordes del concierto, y ves que más de 40 parejas de bailadores se apresuran para ponerse a bailar a la fila, te das cuenta de que todo el trabajo, el esfuerzo y los quebraderos de cabeza merecieron la pena.
-Esta quinta edición del Ochobre Folk viene repleta de actividades: bailes tradicionales, conciertos, talleres, una espicha popular… ¿Cuánto tiempo lleva organizar un programa tan completo como el de este Ochobre Folk?
Pues normalmente sobre el mes de mayo es cuando tenemos las primeras reuniones para ir esbozando lo que será el programa del siguiente Ochobre Folk, solicitamos los permisos oportunos y tomamos contacto con los grupos que formarán parte del cartel. 
Pero sin duda agosto y septiembre son los meses de más trabajo con la publicidad, preparativos de última hora, compras, recuento de asistentes, reservas, ensayos, etc. 
Con lo que podría decirse que pasamos más de cinco meses pensando y dando forma a este festival, el cual damos vida en dos. 

Programa del V Ochobre Folk
-La parte musical del programa cuenta con actuaciones de la Banda de Gaites El Gumial, de Moreda; del Grupo de baile Tahume, de Galicia; del grupo asturiano Los Indianos de la Maleta al Agua y del gallego Tanxugueiras, además del propio Grupu Folclóricu Prau Llerón. ¿Qué nos pueden contar de los grupos participantes?
En lo que respecta a la muestra folclórica, como bien dices vamos a contar con la participación de la Banda de Gaites el Gumial de Moreda, una formación que pese a su juventud ya tiene una larga trayectoria de actuaciones a sus espaldas, siendo este año una de las dos bandas representantes de la delegación asturiana en el Festival Interceltico de Lorient, Francia (unos de los festivales del mundo céltico más importantes del mundo).
Por otro lado el grupo de baile Tahume será el segundo invitado de la muestra. Un grupo con una amplia trayectoria que viene desde un pueblo llamado Ribeira, en el corazón de las Rías Baixas, y que  dirigido por Francisco Sieira serán los encargados de mostrarnos y acercarnos el espectacular folclore gallego. 
En lo musical tendremos el gran placer de contar con la presencia de la Bandina de Los Indianos de la Maleta al Agua, una formación que viene desde Llanes, capitaneada por Santi Galguera y que nos ofrecerá un repertorio de música tradicional 100% bailable y que seguro nos van hacer disfrutar en la noche del viernes en Requejo. 
Por último y como novedad en los cinco años de vida del Ochobre Folk vamos a contar con la participación de un grupo musical de fuera de Asturias. Se trata de un trío de pandereteres gallegas que se hacen llamar Tanxugueiras. Con un disco recién sacado y después de recorrer la mayor parte de los festivales Folk de Galicia, visitan Asturias por segunda vez para cautivarnos con sus grandes voces y su desparpajo encima del escenario. 
Cartel del festival

-El cartel se ilustra con una bonita fotografía que nos ha llamado mucho la atención: es del año 1875 y en ella aparece Antonia Suárez, de Agradiellos. ¿Existe detrás de la elección de esa instantánea alguna historia que se pueda contar? ¿Quién fue Antonia Suárez?
Para los diseños de nuestros carteles siempre utilizamos fotografías antiguas de personas que a poder ser porten el traje tradicional asturiano. Pensamos que este tipo de fotografías expresan muy bien el carácter de nuestro festival, un festival de música y baile, en conexión directa con la cultura tradicional asturiana y de carácter popular. 
En este caso concreto escogimos la fotografía de Antonia Suárez, que sale publicada en el libro El paseyu asturianu del mierense Gauson Fernandí, de la cual sinceramente no sabría decirte mucho más (quizás Gauson sí).
Pero como anécdota puedo contarte que llevábamos tiempo con ganas de utilizar esta fotografía, porque aparte de que lleva un traje precioso, para la segunda edición del festival ya utilizamos la foto de su marido Tomás Argüelles, por lo que creíamos que su esposa no podía ser menos, y también se merecía protagonizar el cartel del Ochobre Folk. 

-Con un cartel tan completo como el de este Ochobre Folk, la pregunta es casi obligatoria, ¿pasan el baile y la música tradicional por un buen momento? 
Sin duda, sí. Desde hace cuatro o cinco años para aquí, los que llevamos toda la vida en esto, estamos  viendo como el baile tradicional está volviendo a repuntar o "poniéndose de moda". Al igual que hace diez o quince años era raro el concejo que no tuviera una Noche Celta en alguna de sus fiestas, ahora mismo lo que se lleva son las "Nueches en danza". Un fenómeno surgido de entre colectivos y personas afines al baile y la música tradicional de Asturias, con un formato de micro abierto (o con grupos cerrados), en el que todo el que así lo desee puede subir al escenario para tocar y cantar temas tradicionales para que el resto de asistentes bailen e interactúen de forma espontánea y natural con el baile tradicional como hilo conductor, fuera de la dinámica de un grupo folclórico. 
Por otro lado también hay que decir, que esa buena situación por la que atraviesa el mundo tradicional ahora mismo, se traduce en el aumento de la calidad de la formaciones existentes, habiendo un gran número de agrupaciones que poseen un alto nivel tanto en baile, música, canto o indumentaria. 

 
 Dos actuaciones del Ochobre Folk de 2017

-En el cartel se contempla también la actuación de Los Neños del Prau Llerón. ¿Está garantizado el relevo generacional en el grupo? En general, ¿se interesan los niños y los jóvenes en el folclore? 
El relevo generacional en el Prau Llerón está más que garantizado, con una cantera de más quince críos y el baby boom que estamos teniendo dentro del grupo creo que puedo decir que va a haber Prau Llerón para rato. 
Por otro lado también puedo decirte que sí, que  pese a estos tiempos que corren de aculturización y sobreinformación todavía quedan jóvenes que se interesan por la cultura propia, lo cual es digno de admirar y evidentemente de proteger y potenciar para que el baile tradicional no se pierda y siga calando generación tras generación. 

-Entendiendo el folclore como un patrimonio popular, de todos nosotros, no podemos evitar la pregunta, ¿se protege y promueve lo suficiente ese patrimonio por parte de las administraciones públicas? 
En este caso tengo que ser algo más pesimista y decir que personalmente creo que el folclore y el baile tradicional en concreto, nunca se protegió ni se cuidó como debería haberse hecho ni a nivel autonómico y tampoco a nivel municipal. 
Miembros del Prau Llerón actuando en Croacia
Nuestro grupo mismamente lleva años demandando al consistorio un espacio digno y apropiado para poder llevar a cabo nuestra actividad, sin respuesta ninguna por parte del mismo. Con el agravante de que desde hace cuatro años para aquí desde la directiva del colegio Llerón-Clarín, (lugar habitual de ensayo de nuestro grupo desde su formación hace 38 años) se nos deniega sistemáticamente sin motivo lógico alguno, el permiso para poder ensayar en verano, que es precisamente cuando más actuaciones y festivales tenemos que preparar, teniendo que ensayar en la calle o desplazando el ensayo al patio del colegio Santiago Apóstol, a cuya directiva aprovecho para dar las gracias. 
Por otro lado y dejando fuera temas de soluciones habitacionales o temas económicos (lo cual daría para mucho) yo creo que el problema está en el concepto que las administraciones públicas tienen sobre las agrupaciones folclóricas o de baile tradicional... Consideran a estas como un mero elemento de atrezzo para la fiestas populares o la romería del pueblo, sin llegar a valorar de una forma real la función de conservación, divulgación y transmisión que realizan de forma altruista, de una parte tan importante del patrimonio inmaterial de una cultura como es el baile y la música tradicional. 
Y gracias a esa visión "folclórica" (en el sentido rancio y despectivo de la palabra) todavía no existen a día de hoy unos estudios reglados sobre una materia tan importante para una comunidad cultural como puede ser su lengua, sus costumbres o su gastronomía.

-En estos cinco años de festival habrán ocurrido muchas curiosidades y anécdotas entre bambalinas y con el público. ¿Nos pueden contar alguna?
Antes de salir al escenario son momentos de tensión y nervios, y cada uno tiene sus trucos para combatirlos... Yo lo que te puedo contar es que cuando el Prau Llerón sale a escena en bambalinas huele a vino Samson.... [Ríe]

-Imaginamos que una vez celebrado este quinto Ochobre Folk tocará ponerse con el del año que viene. ¿Algún deseo u objetivo que les gustaría ver cumplido en ese sexto Ochobre Folk a celebrar en 2019?
Hay que decir que el Ochobre Folk es un festival totalmente autogestionado y autofinanciado, el cual no recibe ningún tipo de subvención pública. Lo que quiere decir que la celebración de cada festival, el cartel, la programación y demás aspectos dependen directamente del dinero que podamos reunir a lo largo del año, con iniciativas como la Rifa de la Xata San Xuan, de actuaciones o de la colaboración de los comercios y los hosteleros de Mieres (a los que aprovechamos para agradecer enormemente su apoyo) 
Así que en ese aspecto siempre intentamos ser cautos y modestos y podría decirse que nuestra única ambición cuando pasa un festival, es poder llegar a celebrar el siguiente. Sería algo similar al partido a partido del Cholo Simeone [ríe]
 
El Prau Llerón, tras actuar en el Mercáu de Cenera
-Y poco después, en 2020, el Grupu Folclóricu Prau Llerón estará celebrando su 40º aniversario. ¿Tienen pensada alguna forma para celebrar esos cuarenta años? ¿En qué se parecen y en qué se diferencian el Prau Llerón de 1980 y el de 2018?
Pues evidentemente 40 años no se cumplen todos los días, y eso hay que celebrarlo por todo lo alto. Y aunque todavía no hay nada decidido ya tenemos algunas ideas en mente, las cuales preferimos madurar antes de revelarlas. 
En cuanto a la segunda pregunta hay que decir que el Prau Llerón ha cambiado mucho a lo largo de estos 38 años, tanto en estilo, como en el tipo miembros que lo forman o en el tipo de actividades y actuaciones que realizamos. 
En cuanto estilo, cuando me preguntan que defina a mi grupo, a mi me gusta decir que somos un grupo de transición, un grupo que en su fundación en el año 80, bebía directamente de la escuela de la Sección Femenina, (por aquel entonces casi la única encargada de difundir el folclore) de lo cual nunca nos avergonzamos. Portábamos el traje rojo minifaldero y dengues de pedrería típicos de esa época y de la moda del momento. Bailabamos el Quirosanu, el Xiringüelu y la Giraldilla de Avilés.  Pero pronto nuestros trajes comenzaron a cambiar, alargando las faldas, olvidando las sayas coloradas y dejando atrás el fieltro y la pedrería para dejar paso a la estameña, el lino y la lana.  Con ello también cambiaron  los bailes y recibimos al suelto alleran, al Salton d'Uviéu o la muñeira de Carcarosa.
Cambios que se fueron introduciendo a medida que se iba investigando, recopilando y sabiendo más sobre el verdadero baile tradicional que se bailaba en los pueblos asturianos y no de los bailes coreografiados de la Sección Femenina. 
En cuanto a los miembros, nuestro grupo al formar parte de las actividades extraescolares del colegio, siempre estuvo formado por niños, los cuales llegaban al instituto y lo dejaban. Pero también hubo otros que siguieron adelante, y con ellos vinieron sus parejas, y luego sus hijos y algunos incluso trajeron a sus padres. Así hasta llegar a formar un grupo de personas que van desde los tres años hasta los setenta. Sobre las actuaciones al principio y al tratarse de un grupo de niños, nos dedicábamos a hacer actuaciones dentro de Asturias siendo las del propio concejo de Mieres las más numerosas, pero con el paso del tiempo y la madurez del grupo ya pudimos comenzar a hacer actuaciones puntuales fuera de la comunidad. 
Hoy en día solemos hacer una o dos actuaciones de este tipo, este año por ejemplo tuvimos la gran suerte de poder llevar nuestro folclore y el nombre de Mieres hasta Galicia y Croacia. Y estas son las principales diferencias que existen entre el Prau Llerón de 1980 y el de 2018.
Y si ahora te tengo que decir algo en lo que se parezcan, sin duda alguna tengo que referirme a la figura de María del Carmen Santos Morillo, actual presidenta y fundadora del grupo, profesora, panderetera, cantadora, madre, abuela y pilar fundamental de esta gran familia, la cual lleva aquí desde los inicios, tanto en los buenos como en los malos momentos y que con casi 50 años dedicados al mundo del baile tradicional aún continúa con la misma ilusión y compromiso y con las mismas ganas de aprender y disfrutar del baile, que cuando comenzó a los 16 años. 

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Se nota que disfrutan haciendo lo que hacen y yo como espectador ocasional cuando los veo actuar, a ellos o a otros grupos que se dedican también a esto, no puedo evitar sentir un cosquilleo. El ADN astur marca mucho y lo nuestro ye lo nuestro por mucho que haya quienes vean en el folclore un atrezzo.

Anónimo dijo...

Pues da gusto ver estes asociaciones y grupos que cuiden y potencien les nueses tradiciones y cultura, un 10 pa ellos, además mas de una vez los vi bailar y faenlo per bien. Facia falta mas xente así comprometia en les cuenques y en toas Asturies

Anónimo dijo...

Un local pa la juventud luchadora!! Ánimo chavales!!! Seguir con la conservación de cultura!!