Entradas

Hoy destacamos:

EN ACCIÓN: Santiago Garibotti, en busca de sus parientes de Mieres

Su nombre es Santiago Garibotti y nació en 1970 en Mercedes, en la provincia de Buenos Aires, Argentina, aunque vive desde 2005 en Antas, Almería.
Hace unas semanas, Santiago se ponía en contacto con esta web para contarnos la historia de su familia, ligada a Mieres a través de su abuela paterna y tejida a partir de una serie de recuerdos y datos proporcionados por otros familiares que le llevan a buscar la forma de establecer contacto con algún pariente que pueda leer estas líneas, en especial, con la familia Fernández Porrón, la de Misael, el que fuera alcalde de Mieres entre 1999 y 2003, pariente lejano y con quien familiares suyos tuvieron trato hace más de dos décadas.Que Santiago naciese en Argentina es algo que debe a su abuela, Manuela Vázquez, natural de Mieres. Santiago nos comenta en este punto que Manuela podría llamarse también Alberta, en un compuesto del tipo de Manuela Alberta, mas no existen certezas al respecto. Hacia 1880, Manuela emigró a Argentina, dejando aquí una…

ENTREVISTA: Santiago Vázquez y Paula Pardeiro, propietarios de Librerías Campoamor

ÁLVAREZ OPINA: Bilordiando en las redes

PALIQUES POLÍTICOS: Ordenanzas, IBI y demás parientes

ES NOTICIA: La segunda oleada del coronavirus se deja sentir en Mieres

ES NOTICIA: El Partido Popular pide más seguridad para los peatones en el puente Siana

ES NOTICIA: El Ayuntamiento invertirá 450.000 euros para continuar renovando la flota de Emutsa

ESTÁ PASANDO EN MIERES: El 'misterio' de los tótems turísticos, las nuevas ventanas del Liceo y varias obras sobre el asfalto

USTED DENUNCIA: Un vertedero ilegal en la trinchera Santu Tomás-Pumarín / Baches en la MI-2 a la altura de Ribono

UN LUGAR PARA VIVIR: Samenino (San Benigno)

HISTORIAS DE NUESTRA HISTORIA: Doce patos y cuatro ocas del Isabel La Católica al Jovellanos (1995)

CÓMO HAN PASADO LOS AÑOS: Recorriendo la calle Ramón y Cajal

ENTREVISTA: Manuel Alberto Vicente, portavoz de la Plataforma Salvemos el Sanatorio de Bustiello